• Nota:

    Este es un blog personal, hermana de una escrita en inglés llamada Taino Woman Comes Dancing, que se encuentra en www.tainowoman.com.

    Shadow Word generated at Pimp-My-Profile.com

    (c)2007-2010 Anita "Nanu" Pagan. Todos derechos reservados.

  • Del agua mansa me libre Dios, que de la brava me libro yo.~ refrán boricua

  • Aclaración:

    Las opiniones aquí compartidas son mías, basadas en estudio, meditación, punto de vista, experiencia y opinión personal.

    Mi propósito no es de offender ni minimizar a nadie, pero preguntar. El mundo no esta dividido en blanco y negro, las cosas no son de una manera u otra sólamente- hay diferencias sutiles entre aquí y allá. A mi me gusta examinar opiniones y creencias y como asientan en mí antes de aceptarlos como verdad. No acepto nada sin preguntar : ¿En qué se basan estas creencias? ¿Estoy de acuerdo con ellas? ¿Por qué si o por qué no? ¿Qué es lo que me molesta que no puedo aceptar? Hay cosas que aveces no asientan bien y merecen una examinación mas detallada que nos revelan inconsistencias y nos los permiten estudiar mas de lleno. Esto me deja con un entender mas profundo en cuanto a mis propias creencias y un sentir de solidéz en mi centro. Mis ensayos son una invitación para aquellos que creen en el pensamiento crítico como una manera de ser.

    Encontrarás que muchas veces tengo mas preguntas que respuestas y considerando los temas de las cuales escribo, esto puede ser algo frustrante. Pero también nos ayuda a entender que no vamos a encontrar respuestas fáciles, y que total, estamos todos en el mismo barco.

    Sienta la libertad de tener sus propias opiniones. :)

    Respetuosamente,
    Nanu

“Hispano, Latino u Origen Español?” Explorando el Censo del 2010

Cada 10 años los Estados Unidos (E.U.)  lleva a cabo un censo nuevo, una cuenta de la población y nos toca este año.  Esto me trae al tema de las preguntas 8 y 9 del Censo, las preguntas sobre raza y etnicidad.

Si hacemos una busqueda en el internet encontraremos varias discusiones y fraces rechazando la clasificación de “hispano” o “latino”.   Muchos rechazan esta clasificación independiente del uso del Español para los nombres, apellidos, idiomas que hablamos o país de origen.   Aunque muchas de estas personas tienen una convicción increiblemente fuerte en cuanto a esto, mi observación ha sido que muy pocos se molestan en cuestionar la base de esta opinion.

¿Por qué es así?  No pretendo leer la mente de nadie, pero si puedo ofrecer algunas ideas:

  • A veces, estamos usando la misma palabra pero definiciones diferentes.  No miramos definición que está siendo utilizada por el ente opuesto y asumimos que es el mismo que el nuestro.
  • A veces, una idea que suena excellente es más fácil aceptar,  la información se acepta ba base de fé, tal vez confiando en alguna figura de autoridad, y no nos molestamos en buscar más allá.
  • Estudiando un tema de lleno es trabajoso y toma tiempo, la indiferencia es más fácil   (“¿Total, qué importa?”)
  • Comprendiendo que la presión social no termina en la escuela secundaria, algunos pueden sentir la necesidad de acompañar y apoyar el consenso del grupo a la cual pertenecen como el que ofrece la “verdad”, evitando así la confrontación con el grupo y la posibilidad del rechazo social o el destierro.
  • La pasión que podemos sentir cuando nos enteramos que la “verdad” con la cual nos hemos criado, las mentiras y calumnias que nos han enseñado en contra de nuestra herencia indígena, puede ser razón para que algunos adopten ideas extremas y resorten a la denegación de otras influencias étnicas.
  • Es más fácil seguir a la multitud e ir con la corriente; así son las modas y todos somos susceptibles.  También está el hecho que el reclamar herencia indígena ha sido una moda bastante lucrativa para algunos.

Entiendo todos estos pensamientos y sentimientos pusto que los he vivido en un momento u otro.  Sin embargo, yo personalmente creo que es nuestra responsabilidad individual movernos más allá del nivel de la “opinión reactiva” y mirar lo que tenemos ante nosotros de una manera mas detallada.  Necesitamos decifrar lo que realmente se está preguntando y lo que estamos diciendo.

Me gustaría que quedara claro que el propósito de este ensayo no es convencer a nadie sobre cómo contestar el censo. El censo y cómo lo llenas depende del individuo ti, por supuesto, se trata de la auto-identidad.  Este ensayo es una invitación para mirar más allá de nuestros pensamientos reactivos y las respuestas automáticas que damos y estudiar de manera profunda la manera en que el idioma está siendo utilizada.  Al entender el idioma y las definiciones que el gobierno está usando en sus preguntas, podemos responder y expresar nuestra verdad plenamente, de una manera en que el gobierno puedan comprender exactamente lo que decimos.  Esto es importante porque la información recopilada en el Censo nos afectará a todos, independientemente de la manera de la cual nos identificamos.

¿Qué es un “Hispano”? Una revisión histórica breve……

Al investigar, encontré que la palabra “hispano” se deriva de “Hispania”, la denominación romana de la península ibérica conocida hoy como España.  Siendo que los romanos utilizaban esta palabra en la antigüedad, podemos asumir con seguridad que la palabra no es una invención moderna.  Es usada ya por bastante tiempo y puede ser la razón por la cual España se llama “España”.  No he podido encontrar pruebas apoyen esta idea, pero no hace falta ser un académico para relacionar “Hispania” a “España”.  Todo lo relacionado con Hispania entoces se conoce como “hispano”, literalmente “de España”.  Aunque inicialmente esta designación puede haber sido limitada a la comida, la música y las personas originando de la tierra de España, la palabra “hispano” evolucionó de tal manera que hoy inclye las tierras y los pueblos sojuzgados por los conquistadores españoles durante su expansión.

La história nos revela que los españoles comenzaron su invasión Americana después de la Reconquista, la guerra de 800 años de duración que reconquistó la Península Ibérica bajo el dominio católico. Tanto las Cruzadas como la Inquisición nacieron de la Reconquista, que terminó en 1492 – el mismo año en la cual los Tainos decubrieron a Colón perdido entre sus aguas.  Esta santificación de la guerra, la destrucción, la violación y el saqueo, el sometimiento de pueblos enteros y la conversión forzosa al cristianismo fue lo que informó a la formación cultural, el marco social y  la actitud religiosa de los españoles cuando se encontraron a los nativos. La invasión de las Américas y el Caribe no era más que una continuación de lo que conocían: la conquista en nobre de la Corona de España y de Dios.

Las cédulas papales y el apoyo real de los conquistadores les otorgó la santa misión de expandir el imperio español.  Por ende, todas las tierras que conquistaban, esencialmente fueron “convertidas” a España, y las personas que ocupaban estas regiones fueron cristianizadas.  Sin importar su condición social, se convirtieron en súbditos de la Corona Española y ciudadanos españoles.

Esta por esta razón que la mayoría de los territorios conquistados originalmente por España se conocen como  países hispanos; no es una cuestión de sangre, era una cuestión de  ocupación,  una cuestión de guerra.  La clasificación de hispano no refleja lazos familiares, sino lazos políticos.

¿Y qué hay con “latino”? Un poco más de historia …

Con todas lo nuevo encontrado en las Américas, los franceses no se querían quedar atrás.  Tuvieron algo cuando controlaban Haití, pero lo perdieron todo cuando Haití logró su independencia a principios del 1800.  Al no poder reconquistar a Haití, Francia se enfocó en México.  Francia reconoció que el francés, el español y portugués son todas lenguas románticas, lenguas basada en el latín.  Armado con esta información, los franceses crearon la propaganda política refiriéndose a las tierras conquistadas por los españoles y el imperio portugués, como “América Latina”,  de esta manera creando una base común entre las muchas culturas Americanas y Francia.  Los franceses usaron el lenguaje como para promover solidaridad entre ambos lados del Mar Atlántico; particularmente entre Francia y México, que es por donde los francese buscaban entrar.

En fín, los planes que tenía Francia para México no se dieron, pero no obstante, la auto-identificación creada por los franceses pegó entre la gente.  La mayoría de América Central y del Sur, hasta el sol de hoy, acepta la identificación con los europeos, principalmente aquellos no-británicos.

Una vez más vemos que la clasificación, esta vez la de “latino”, no está expresando un parentesco de sangre. Esta clasificación expresa la relación a travéz del lenguaje.

Además de las referencias históricas previamente discutidas, tenemos que tenre en mente del genocidio mental y físico de las influencias indígenas que se viene fomentando desde el mismo comienzo de la ocupación de las Américas.  Aún  tenemos primos que utilizan la palabra “indio” o un nombre tribal como un insulto.  Ser llamado “indio”, “apache”, “jíbaro”, “guajíro”, “cholito”, “mapuche” o títulos similares es referirse a la persona como un idiota, alguien lento, estúpido, etc.  El resultado es obvio,  ésta ha sido la receta perfecta para la adopción de cualquier clasificación siempre y cuando niegue la nativo-americana. Y una razón más para negarlas al realizar una identidad indígena.

La máquina gubernamental y el Censo

Hacia finales de los 1800, los E.U. y el imperio español fueron a la guerra.  España no pudo defender sus colonias y admitió la derrota.  Fué durante  el tratado de paz acordado y firmado entre estos que los E.U.  obtuvieron la mayoría de las tierras conquistadas por España.  Durante este tiempo, Tejas, Arizona y California también se conviertían en estados de la Unión, después de haber estado bajo varias banderas, entre ellas la de España y México.

Ya para el año 1900, los Estados Unidos, que originalmente era británico y habla Inglés, se encontró propietario de ciudadanos y colonias que hablaban español como primera lengua.  El gobierno americano tiene una responsabilidad gubernamental y económica hacia las tierras y personas bajo su bandera.  Para que esto funcione, el gobierno tenía que ser capaz de conocer y relacionarse con estos.

La representación gubernamental, desde lo local hasta el Congreso, se basa en la cantidad de la población. El censo fue creado como un conteo de gente con el fin de asegurarse de que los asientos gubernamentales eran suficientes para la población.  Además, la información reunida proporciona al gobierno una forma de determinar la mejor manera de utilizar fondos federales.  Con los años, el censo ha crecido y evolucionado, reflejando nuestros tiempos,  nuestras actitudes y nuestros valores sociales.  Originalmente las preguntas del censo se limitaban a la cantidad de hombres y mujeres blancas, libres, de más/menos de la edad de 16 años, cuántos esclavos y otras personas libres fse encontraban en el hogar.  Hoy en día la información recogida es mucho más detallada, reflejando así lo complejo que es nuestra sociedad.

La información estadística proporcionada por el censo es de gran uso político y civil. Las empresas utilizan las estadísticas para ver donde les beneficia ofrecer sus servicios, dónde mejor localizar sus negocios y dónde y cómo mejor anunciar su presencia.  La información económica y social es utilizada por científicos para determinar los cambios y tendencias.  Incluso organizaciones caritativas utilizan la información para enfocar mejor sus energías y recursos.  Y, por supuesto, el gobierno utiliza la información del censo también.  Como ya se mencionó, lo utilizan para determinar cómo los fondos federales se gastarán: el desarrollo de caminos, carreteras, escuelas, bibliotecas, instituciones de salud, los programas públicos para todas las edades, así como los edificios para facilitar el acceso del público a estos programas, la vivienda , transporte, parques y recreación, mejoras en el vecindario, la seguridad social, centros de empleo … la mayoría, y puede ser hasta todas, de estas oficinas gubernamentales extraen alguna información del Censo oficial Americano.

Reafirmando lo que dije antes, entendiendo la importancia de este documento, tenemos que tomar nota del tipo de lenguaje que utiliza el gobierno para hacernos escuchar en una voz en la cual ellos nos entiendan.

Lo que pide el censo

Una muestra del formulario del Censo de 2010 está disponible en el internet, pero para nuestra conveniencia presento las preguntas 8 y 9 a continuación:

8. Es la Persona 1 de origen hispano, latino o español?
__No, no es de origen hispano, latino o español
__Sí, mexicano, mexicano. Americano, chicano
__Sí, puertorriqueño
__Sí, cubano
__Sí, otro origen hispano, latino o español – Escriba el origen , por ejemplo, argentino, colombiano, dominicano, nicaragüense, salvadoreño, español, y así sucesivamente. __________________________________________________________
9. ¿Cuál es la raza de la Persona 1? Marque X una o más casillas
__Blanco
__Negro, Áfrican Americano o Negro
__Indio Americano o nativo de Alaska – Escriba el nombre de la tribu registrada o principal. _____________________________________
__Indio Asiático
__Chino
__Filipino
__Japonés
__Coreano
__Vietnamita
__Otra asiática – Escriba la raza, por ejemplo, hmong, laosiano, tailandesa, paquistaní, camboyana, etc.
___________________
__Nativo de Hawaii
__Guam0 Chamorro
__Samoana
__Otra de las islas del Pacífico – Escriba la raza, por ejemplo, de Fiji, Tonga, y así sucesivamente.
___________________________

Lo que encuentro más interesante son las instrucciones justo antes del comienzo de estas preguntas.  Dice el formulario:  “Por favor, conteste la Pregunta 8 sobre origen hispano y la pregunta 9 sobre la raza.  Para este censo, origen hispano no es una raza. ”  Esto entonces, nos hace preguntar: ” ¿Qué quieren decir cuando preguntan si uno es de “origen hispano, latino o español” si no se está refiriendo a la raza?  ¿Y por qué tenemos que responder ambas preguntas?  ¿No es una de ellas suficiente?

Etnicidad y Origen Hispano NO es raza ~ Analizando la pregunta #8

Como se hace en los exámenes escolares, podemos mirar a las respuestas para obtener pistas sobre  que es lo que se  nos está preguntando.  Las respuestas son un listado de clasificaciones de acuerdo a país:  mejicano, mejicano-americano, chicano, puertorriqueño, cubano y otro “hispano, latino o español”, con un espacio en blanco para escribir su designación.  Incluso nos ofrece ejemplos para ayudar a llenar esta parte correctamente: “español” y “dominicano”, “argentino” y “colombiano”, entre ellos.  El detalle común entre estas denominaciones es el hecho de que estas tierras originalmente fueron conquistadas por España, no son Estados de la Unión Americana y la mayoría hablan español como primera lengua. En otras palabras, estas afiliaciones nacionales se conocen históricamente como hispanos o latinoamericanos.

Esto es lo que podemos deducir lógicamente, sin embargo, no queremos adivinar las definiciones, gubernamentales queremos saber lo que el gobierno está preguntando oficialmente.  Me repito cuando digo que nos tenemos que enfocar en la manera en que el gobierno utiliza el  idioma con el fin de comunicar nuestra realidad en la manera en que el gobierno pueda entender.  Por eso aquí ofrezco una aclaración directamente de la boca del diablo.  Según la pagina de web del Censo, ellos utilizan las  clasificaciones étnicas y raciales definidas por la Oficina de Gerencia y Presupuesto [Office of Mangagement and Budget] (OMB).  La pagina de web de la OMB  expresa su definición de la palabra “hispano” de la siguiente manera: “El término” hispano “se refiere a las personas que tienen su origen o descendencia de México, Puerto Rico, Cuba, América Central y del Sur, y de otras culturas hispanas (Spanish)”.

Añaden que:  “La raza y la etnicidad pueden ser considerados en términos de características sociales y culturales,  ademas de la ancestría.”  Entonces, al preguntar por “hispano, latino o español” origen, el censo, y por lo tanto el gobierno de los E.U., está preguntando si uno se auto identifica como un descendiente de un país o una cultura que históricamente ha sido conocido como “hispano, latino o español”.  Una relación de sangre no es assumida

Pero yo soy Nativo Americano! ~ Analisis de la pregunta #9, La Cuestión Racial

La cuestión racial ha sido un mito increíblemente destructivo. Es un sistema falso de clasificación que ha destruido continentes y civilizaciones enteras.  Jerarquías raciales, con el apoyo de las religiones, filosofías e incluso las ciencias, han dado rienda suelta a las guerras, las matanzas, la esclavitud y la destrucción genocida de culturas completas.  Hasta hoy día, con lo sofisticados que nos creemos los humanos,  el mito de la raza sigue siendo una convicción fuerte entre muchos y hasta que no cambiemos  nuestro paradigma actual, (y parece estar cambiando, aunque lentamente), estamos limitados a usar la palabra “raza” y sus definiciones incompletas.

Pero, aquí otra vez, nos podemos enterar de lo que son las definiciones específicas que está utilizando el gobierno.  La última vez que la OMB revisó sus definiciones de raza y clasificaciones étnicas fue en 1997.  En ese entonces, no sólo se aceptó “hispano, latino o español(Spanish)” como una designación étnica, sino que también se aceptó la proposición de que el término “indio americano” incluyera aquellos indígenas originales de las Américas mas alla de las fronteras políticas de los Estados Unidos.  El término “American Indian” se define por la OMB como: “Una persona con orígenes en cualquiera de los pueblos originales de Norte y Sur América (incluyendo América Central), y que mantiene afiliación tribal o comunitaria.”

Esto es significante ya que estos cambios reflejan la evolución del entendimiento de la gente en cuanto as esta clasificacion ademas de reflejar el hecho de que hay otros indios americanos, además de aquellos  que originan desde adentro de los Estados Unidos.  Antes de esta revisión, el “indio americano” era definido por el gobierno federal como uno nacido dentro de los bordes politicos estadounidenses,  inscritos en una tribu reconocida federalmente y que llevan una tarjeta de identificacion de la oficina federal, BIA (Oficina de Asuntos Indígenas).  Cualquier otro grupo indígena eran agrupados con su origen nacional, en el espacio en blanco debajo de “alguna otra raza”.  Los mexicas y aztecas eran mexicanos, los mayas eran salvadoreños, hondureños o guatemaltecos y así sucesivamente.  El censo de hoy, sin embargo, refleja el entendimiento de que los nativoamericanos no se limitan a las fronteras politicas.  Todo  lo contrario, nos provee una descripción más detallada, de mayor profundidad donde que un chicano puede ser azteca, un peruano puede ser Inca, un argentino puede ser mapuche y un puertorriqueño puede ser taíno.

¿Pero por qué tengo que responder a ambas preguntas? Nativoamericano, Taíno, debería ser lo suficiente!

Según la Oficina del Censo Censuscope.org dice esto  sobre el asunto de la raza:  “El concepto de raza como es usado por la Oficina del Censo refleja la definición ofrecida por la gente de acuerdo a la raza o razas con los que más se identifican. Estas categorías son construcciones socio-políticas y no deben interpretarse como  científicas ni antropológicas .por naturaleza.  Por otra parte, las categorías raciales incluyen ambos grupos, el racial y el origen nacional. “

Esta declaración nos repite lo que ya sabemos,  que el censo es basado en auto identificación. Y que las posibilidades en las cuales podemos mezclar estas clasificaciones son infinitas!  Pero la parte realmente interesante de este  comentario es la última frase: “… las categorías raciales incluyen ambos grupos, el racial y el de origen nacional.”

Esta es la razón por la cual hay que responder ambas preguntas, 8 y 9.  Porque los grupos de origen nacional (étnico) puede ser cualquier designación racial.  Un Apache, de Texas, aunque hable español sería “no hispano, indio americano, Apache”, un Pueblo o Tiwa de habla española respondería de la misma manera, la única variación sería en la afiliación tribal.  Hasta los Mi’kmaq canadienses marcarían “no hispano, indio americano, Mi’kmaq”.   Esto significa que la única manera que el gobierno entiende que uno es un indio americano de fuera del continente de América del Norte (en nuestro caso, el Caribe) es haciéndoles saber donde trazamos nuestra descendencia.

Ser o no ser … Esa es la pregunta

Y es una pregunta que sólo usted puede responder. El  argumento principal en contra del uso de la palabra “hispano” es que no somos de España y los argumentos en contra del uso de la designacion de “Latino” y “Español (Spanish)” es que somos personas y éstas son clasificaciones idiomáticas, que no aplican.  Mi argumento en contra de todo lo anterior es en dos partes:

  1. Primeramente, esa no es la manera en la que el gobierno está utilizando el idioma;  estamos hablando Dinga y ellos Mandinga.  Para ser claros, tenemos que realizar las definiciones utilizadas y trabajar con las mismas.  El censo no es el foro donde hacer conocer su rebeldia acerca de las definiciones usadas.   Si estamos verdaderamente interesados en cambiar las definiciones utilizadas, tenemos que contactar a la OMB e informarnos de cómo podemos participar de esta manera.  La OMB es la oficina que plantea estas definiciones, no la Oficina del Censo.
  2. Al contestar el censo de acuerdo a nuestra propia definición, sólo por hacer el punto, estamos amargando el dulce.   Los tainos buscan el reconocimiento federal, pero de acuerdo con el documento federal que llenamos nosotros mismos, el censo, no existimos porque estamos marcando  “no hispano”.  Al hacer esto negamos nuestra “herencia, la nacionalidad, el linaje, y país de nacimiento de nuestros padres y antepasados … antes de su llegada a las fronteras de Estados Unidos [políticos].”, que es la definición de hispanidad que está utilizando el Censo de los E.U.

Personalmente, pienso que queremos darle a conocer nuestra presencia al gobierno federal como un pueblo indígena americana de fuera del continente de América del Norte; inequívocadamente, en términos claros y sin confusión alguna.  Estamos orgullosos de ser indios americanos, de una cultura original de este hemisferio.  Pero más que eso, estamos orgullosos de ser indígenas de nuestras propias tierras, en particular: Quiskeya, Borikén, Cuba, Méjico, Chile, Bolivia, Venezuela, Panamá, donde quiera!  No somos indios genéricos.  No somos mezclas tribales.  No somos indios a través de una grande bisabuela que era una princesa indígena de sangre completa.

Somos pueblos indígenas caribeñas.  Somos Taínos y aún estamos aquí.  Vamos a asegurarnos de que el gobierno federal lo sepa.

(c) A. Nanu Pagan, Enero 2010.  Traducido al español por la autora, Abril 2010.  Todos derechos reservados.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: