• Nota:

    Este es un blog personal, hermana de una escrita en inglés llamada Taino Woman Comes Dancing, que se encuentra en www.tainowoman.com.

    Shadow Word generated at Pimp-My-Profile.com

    (c)2007-2010 Anita "Nanu" Pagan. Todos derechos reservados.

  • Del agua mansa me libre Dios, que de la brava me libro yo.~ refrán boricua

  • Aclaración:

    Las opiniones aquí compartidas son mías, basadas en estudio, meditación, punto de vista, experiencia y opinión personal.

    Mi propósito no es de offender ni minimizar a nadie, pero preguntar. El mundo no esta dividido en blanco y negro, las cosas no son de una manera u otra sólamente- hay diferencias sutiles entre aquí y allá. A mi me gusta examinar opiniones y creencias y como asientan en mí antes de aceptarlos como verdad. No acepto nada sin preguntar : ¿En qué se basan estas creencias? ¿Estoy de acuerdo con ellas? ¿Por qué si o por qué no? ¿Qué es lo que me molesta que no puedo aceptar? Hay cosas que aveces no asientan bien y merecen una examinación mas detallada que nos revelan inconsistencias y nos los permiten estudiar mas de lleno. Esto me deja con un entender mas profundo en cuanto a mis propias creencias y un sentir de solidéz en mi centro. Mis ensayos son una invitación para aquellos que creen en el pensamiento crítico como una manera de ser.

    Encontrarás que muchas veces tengo mas preguntas que respuestas y considerando los temas de las cuales escribo, esto puede ser algo frustrante. Pero también nos ayuda a entender que no vamos a encontrar respuestas fáciles, y que total, estamos todos en el mismo barco.

    Sienta la libertad de tener sus propias opiniones. :)

    Respetuosamente,
    Nanu

Día de Acción de Gracias: Dar Gracias o no…

Photo showing some of the aspects of a traditi...
Image via Wikipedia

Cada Noviembre, el cuarto jueves del mes, en los Estados Unidos se celebra el Día de Acción de Gracias con alimentos, bebidas, desfiles y deportes.  Las familias se reúnen entre sí, muchas veces a la fuerza, para comer, beber y pasarla bien.  Pero este feliz compartir no se encuentra en todas partes pues el día no es una celebración para muchos de las naciones originales de estas tierras.

Historia?

El sistema escolar les enseña a nuestros hijos que este día es uno de recordación.  Un día que conmemora la supervivencia de los peregrinos, los “primeros inmigrantes” a estas tierras que hoy llamamos los Estados Unidos de América.  A los peregrinos se les pinta como un pueblo piadoso y humilde, una gente valiente, que se lanzó a lo desconocido escapando la persecución religiosa.  Personas confiadas que su Dios los haría llegar a su tierra prometida donde podrían practicar su culto a su manera, sin la imposición gubernamental ni castigos.  Personas que, a su llegada, cultivaban sus propias cosechas y cazaban su propia carne, bajo la instrucción y dirección de los nativos.  Personas que, después de su primera cosecha y caza exitosa, compartieron los frutos de sus esfuerzos con sus maestros indígenas en el espíritu de amistad y generosidad, y que así, juntos, celebraron el primer Día de Acción de Gracias.

The First Thanksgiving, painted by Jean Leon G...

Image via Wikipedia

Este precioso cuento de hadas es lo que se les enseña a nuestros hijos en sus clases de Historia Americana. Y debido a que el sistema escolar estadounidense les enseña a los niños a lorear y no a pensar por si mismo ni hacer preguntas pausadas, esta mentira se ha convertido en Verdad Inalterable para los adultos de hoy día.

No muchas personas estan conscientes de que los peregrinos habían escapado ya la persecución religiosa al abandonar Inglaterra y establecerse en los Países Bajos, donde las leyes eran más tolerantes de las preferencias religiosas personales.  Tampoco es bien conocido que la decisión de venir a América no se debió a la persecución religiosa, como se enseña en las escuelas, pero el deseo de mantener la pureza de su pueblo, su religión y sus formas de vida.  Se llamaban “puritanos” y “separatistas” por algo.  Las tentaciones mundanas eran demaciado fuertes para la congregación.  Sus jóvenes abandonaban la religión izquierda y derecha, por más o menos las mismas razones por las que dejan las iglesias hoy: mudanza hacia otros lugares en busca de empleo y libertades sociales.  Es interesante observar cómo la misma tolerancia que les permitió practicar sus creencias religiosas libremente en los Países Bajos, luego fueron vistos como una amenaza a su sistema de creencias y estilo de vida.

Además, la idea de que los peregrinos se estaban lanzando hacia lo desconocido es un engaño que perturba la mente, especialmente en vista de que los europeos habían estado presentes en las Américas desde 1492.  España, Portugal, Francia, Inglaterra e incluso los holandeses entre quienes vivían los peregrinos, todos tenían asentamientos por todos los continentes americanos.  Los peregrinos no eran ignorantes de las Américas, ni el hecho de que sería más que probable que tuvieran que quitar la población nativa con el fin de construir sus propios campamentos.  Como cuestión de hecho, una de sus primeras acciones al llegar a América fue el saqueo de los almacenes de comida y las ofrendas procedentes de cementerios indígenas … un pequeño detalle que no es mencionado en las clases de historia.

Otra cosa que no recuerdo haber aprendido en mis clases de Historia fue el hecho de que casi todos los peregrinos murieron su primer invierno aquí.  ¡Oh, Doña Rodríguez enseñó que los peregrinos sufrieron dificultades, pero el hecho de que casi la mitad de ellos (si no más) murió de hambre y enfermedades el primer invierno no fue mencionado.  Esto contradice la idea de que los peregrinos compartieron los frutos de la tierra con los nativos, ya que  no hay mucha comida para compartir cuando uno se está muriendo de hambre.  ¿Y cuántos de ellos realmente sobrevivirían para sembrar la cosecha si todo lo que hicieron los nativos fue enseñarles qué plantar, cuándo, cómo y dónde?  Tiene más sentido que los nativos compartieron los frutos de su propia caza y labores de cultivo con los peregrinos, salvando sus vidas de una muerte segura, y luego les enseñó cómo sobrevivir mediante el cultivo y la caza. Esto no es exactamente la manera en la cual se enseñan las historias de los Peregrinos de Plymouth Rock y la primera cena de Acción de Gracias en la escuela.

También me parece muy interesante ver cómo el sistema escolar completamente ignora la traición de estos  inmigrantes hacia los mismos nativos que les ayudaron y cómo las siguientes fiestas de Acción de Gracias, incluidos aquellos celebrados por George Washington y otros líderes Américanos, celebraban la eliminación de los pueblos indígenas de sus tierras por medio de asesinato, esclavitud y masacres indiscriminadas.

Basta con decir que la perspectiva dada a cualquier información afectará la el punto de vista de aquellos a quienes finalmente se les ofrecerá.  También es importante tener en cuenta que la historia es escrita por los vencedores, que siempre se reflejarán en la mejor luz, aunque la verdad sea pasada por alto y los “hechos” y las “perspectivas” se manipulen.

¡Pero sólo es un día de fiesta! 

Indian Float

Image by Kevin H. via Flickr

Algunos pueden decir que esto es historia antigua y no podemos vivir en el pasado.  Que el espíritu detrás de el Día de Acción de Gracias es una buena idea, una razón excelente para un día de descanso, compartir de buena comida con familiares y amigos  y dar gracias al Creador por la vida y todas las bendiciones que nos otorga.  Yo estoy más o menos de acuerdo con la mayoría de estos comentarios, con excepción de la primera frase, la cual he discutido en otras composiciones.

Cuando se trata de fiestas,  seamos sinceros, cualquier excusa es buena para subirle el volumen a la música, cocinar buena comida y bailar y relajar con los carnales.  Pero, el hecho es que muchos nativos no celebran el Día de Acción de Gracias.

El expresar gratitud no es algo que se inventó en los E.U, no se limita al pueblo norteamericano y ni siquiera es limitado a las opiniones religiosas.  El sentido de gratitud y el deseo de expresarlo ha estado presente desde que la gente desarrollara la suficiente conciencia para sentirse agradecidos.   La experiencia de gratitud sincera es parte de una cosmovisión holística, de una vida espiritual y programas de salud psicológico, e incluso se ha convertido en una expresión de cortesía y buenos modales con la expectativa del uso “por favor” y “gracias” como parte de nuestro vocabulario e interacción cotidiana.  Algunos ofrecen gratitud a diario con las ofertas de carácter personal, la comunión con altares personales o públicas, o con donaciones de caritativas y regalos.  Otros lo hacen en las oraciones diarias, o la hora de comer, y otros oran varias veces al día …  El punto es que la gratitud, dando gracias al Creador o cualquier poder superior, se hace regularmente y no se limita a un pueblo ni a unas vacacioned reconocidas a nivel federal.

En cuanto a un día de descanso-¡caramba!- ¿a quién no le gustaría disfrutar de un día libre del trabajo?  Especialmente uno en la que compartimos de un festín maravilloso, con deliciosas comidas que se preparan especialmente para este día, con personas que tal vez sólo pueden compartir durante estos días libres del trabajo debido a las sanciones gubernamentales; días de descanso que incluso podría ser pagadas! ¿A quién no le gusta todo eso?

Pero las dudas siguen …

Incertidumbre

En estos momentos, mis sentimientos sobre la celebración del  “Día de Acción de Gracias” son ambivalentes, están en conflicto.  Por un lado, la historia discutida no es mía.  En el tiempo en que el Mayflower zarpaba de la costa Inglés y llegó y se instaló en la colonia de Plymouth, mi pueblo, los Tainos, habían estado sufriendo los estragos de la colonización durante casi 130 años.  Ya para los años 1600s, mis antepasados estaban siendo dados de baja de las  cuentas oficiales de población y de esta manera, estabamos siendo borrados de existencia.  En las horas en las que los Wampanoag compartían venado y pavo con los colonios muertos de hambre, ya mi gente estaban siendo convencidos de que no existíamos.  Sí, el Día de Acción de Gracias, con los detalles que se enseñan y en particular las que se omiten, conmemora la traición de los gestos de amistad y buena voluntad ofrecida por los nativos de este país que fueron abusados por los inmigrantes una y otra vez.  Sí, este día se celebra la mentira, el genocidio y una actitud de menosprecio y deshumanización hacia la población nativa del continente americano que continúa hasta nuestros días.  Sí, esto es suficiente para muchos pueblos indígenas se niegen a celebrarlo.  Y porque es un día festivo federal, que a menudo nos vemos obligados a tomar el día libre del trabajo o se nos niegan servicios por conmemoración del día.  Sin embargo, el hecho es, que los horrores que tuvieron lugar entre los pueblos indígenas de el continente amereicano habían estado ocurriendo en nuestras propias tierras por más de un siglo.  Así que las ceremonias de Acción de Gracias no tienen el mismo efecto emocional en mí como otras fiestas han tenido, como por ejemplo, el día de Colón o Día de la Raza.

Cuando se trata de la celebración de Acción de Gracias, no siento la necesidad de criticar a los indígenas que eligen celebrar el día con comida, música y un aire acogedor.  Nosotros, como Tainos, y nuestras relaciones indígenas en el continente americano tienen buenas razones para estar agradecidos y de celebrar.  Nuestra presencia consistente en contra viento y marea, nuestra supervivencia ante la adversidad extrema, y la alegría de ver la continuación  de nuestras líneas familiares y de nuestra cultura, a pesar de los horrores de la conquista y el genocidio es una razón maravillosa para festejar.  De la misma manera, no siento la necesidad de condenar a aquellos que elijen adoptar este día como otro día de luto en honor a los caídos, reflejando solemnemente con el ayuno, oraciones y ceremonias.  Este tema es un asunto personal donde es mejor dejar al individuo elegir por sí mismo qué hacer, lo que sienten es bueno y correcto.

Hasta ahora, he tenido la experiencia de este día tanto como uno de fiesta y celebración como la de un día solemne de luto y aún no puedo decidir cómo deseo continuar reconociéndolo, o vsi aún deseo reconocerlo!  Como celebración, el día es feliz, tenemos la alegría de compartir una fiesta con amigos y familiares, reunirnos en círculo donde se discute la historia y hacemos oración honrando a aquellos que sufrieron la historia de este día.  En contraste, como un día de luto es todo lo contrario.  La familia todavía visita y hay oraciones y discusión de la historia, pero la actitud tiende a ser melancólico y pesado y la comida se limíta y generalmente se le ofrece a los niños.

Pero ninguna de estas opciones me parecen auténticas.  La celebración no es mía culturalmente.  El Día de Acción de Gracias es una fiesta creada por los Estados Unidos, un día de fiesta que hemos adoptado en Borikén (Puerto Rico) sólo porque somos una colonia de E.U. y por lo tanto sujeta a las leyes federales de ella.  Tenemos el día libre de todos modos y hemos adoptado las costumbres propias de ese día.  Esto hace que la celebración se sienta rebuscada y artificial a veces.  Aunque la reunión familiar siempre es divertido y la conversación es interesante y educa a los niños, las verdades de la celebración se escurre en mi conciencia, y me amarga.  Sin embargo, el día como uno de luto tampoco se me siente auténtico, sobre todo cuando ya doy luto al  Día de Colón, y con toda sinceridad, no estoy interesada en vivir una vida de luto y austeridad.  Los estereotipos del estoicismo, el desapego y el distanciamiento que rodea la imagen indígena son sólo eso, estereotipos.  Al igual que cualquier otra persona, disfrutamos de un buen chiste, nos reímos y aveces hacemos tonterías y pavadas.  Yo estoy orgullosa de ser indígena y más, estoy orgullosa de ser una mujer Taina, una sobreviviente de los pueblos originales del continente americano.  Pero esto no significa que tenga que vivir una vida de luto y tristeza.  Yo estoy viva, sana y libre de ser quien soy, libre para enseñarle a mi hija que es y de dónde viene sin tener que avergonzarnos de ello.  Sí, la lucha sigue, pero tiene que ser equilibrada con algo de alegría y felicidad …

Así que, para aquellos que celebran el día: “¡Buen Provecho!”.  Que disfruten de su comida y de la compañía de aquellos a quienes más amas.

Y para aquellos que lo lloran:  mis oraciones se unen a la suyas.  Que el Creador acobije en su paz divina a los espíritus inquietos, tanto los vivos como los muertos.

Y para todas nuestras relaciones:  Que el Creador nos guarde y bendiga nuestros pasos nientras andamos nuestros caminos. Que nunca falten los susurros del Gran Misterio en nuestros corazones, y que podamos aprender a escucharlas…

(c)A.Nanu Pagan, November 2010

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s